En el post anterior hablamos de la intención de innovar y la razón de cambio. La intención de innovar representa el propósito, el POR QUE, CUANDO y DONDE innovar, y se establece bajo 3 actividades. Definir la razón de cambio es la primera de ellas. La razón de cambio es el POR QUE innovar. Hoy veremos la segunda actividad, cuantificar la brecha de crecimiento, la cual nos ayudará a saber el CUANDO innovar. Vamos a ver como se relacionan la intención de innovar y la brecha de crecimiento.

 

La brecha de crecimiento

La brecha de crecimiento es la diferencia entre las utilidades proyectadas y las utilidades reales (generalmente las primeras superan las segundas). Cuando una compañía lanza un producto exitoso al mercado, genera utilidades. Con el transcurso del tiempo, el mercado se estabiliza, las utilidades se estabilizan. Pero ni la competencia ni el mercado ni los clientes se quedan quietos. Si la compañía no hace nada, la competencia empieza a lanzar nuevos productos y los clientes se vuelven cada vez mas exigentes. Esto va generando que las utilidades proyectadas, superen a las reales y se genere lo que denominamos brecha de crecimiento.

La intención de innovar y la brecha de crecimiento

 

En el gráfico anterior vemos como las utilidades reales (linea naranja) tienden a estabilizarse e incluso a caer con el tiempo. Por otro lado las utilidades proyectadas (linea verde) generalmente se establecen con tendencia de crecimiento. Esto genera la brecha de crecimiento.

 

La intención de innovar y la brecha de crecimiento

Una vez hemos establecido la razón de cambio y sabemos POR QUE debemos innovar, hemos completado la primera de las 3 actividades necesarias para definir la intención de innovar. Lo que sigue a continuación, es poder saber que tiempo nos va a tomar y que esfuerzos e inversiones debemos hacer para cumplir con la razón de cambio. A este paso se le denomina Cuantificar la brecha de crecimiento y es muy importante en la relación entre la intención de innovar y la brecha de crecimiento

“La brecha de crecimiento expone claramente el tamaño y el periodo de tiempo necesario para los potenciales esfuerzos de innovacion”

Global Innovation Management Institute (GIMI)

Cuantificar la brecha de crecimiento

Una vez identificamos la brecha de crecimiento (Diferencia entre las utilidades proyectadas y las utilidades reales), debemos poder identificar el tiempo y los esfuerzos necesarios para cerrar dicha brecha. Aquí es donde se relaciona la brecha de crecimiento con la razón de cambio. La razón de cambio es el POR QUE máximo para innovar, el gran sueño. La brecha de crecimiento nos ayudará a identificar cuanto nos costará llegar a ese sueño. Para poder saber cuanto nos costará, primero debemos establecer una meta, a donde queremos llegar. Esta meta debe ser grande, debe ser desafiante, retadora y motivante.

 

Retomemos el ejemplo de presidente Kennedy. Kennedy decía que ninguna nación que aspirara a ser líder de otras, podía quedarse rezagada en la carrera aeroespacial. Este era el gran sueño, la razón de cambio. Él quería que Estados Unidos fuera el líder de otras naciones y para eso debía conquistar el espacio primero que todos.

La intención de innovar y la brecha de crecimiento - carrera aeroespacial

 

En 1960, ¿que necesitaba Estados unidos para conquistar el espacio? ¿Que le hacia falta?.  Para poder responder estas preguntas, establecieron una meta retadora, grande, desafiante y motivante. “Vamos a poner el primero hombre en la luna y vamos a regresarlo a la tierra a salvo”. Con esa meta en mente, ya podían empezar cuantificar que necesitaban para poder cumplir la meta, que tenían que hacer diferente y para cuando estarían listos tentativamente. Con la meta, pudieron cuantificar su brecha de crecimiento.
La intención de innovar y la brecha de crecimiento - Hombre en la luna

En 1969, con el Apollo 11 Estados Unidos puso el primer hombre en la luna. Se cumplió la razón de cambio y la meta.

 

Resumiendo

Cuantificar la brecha de crecimiento es la segunda actividad para establecer la intención de innovar. La brecha de crecimiento es la diferencia entre las utilidades proyectadas y las utilidades reales de una compañía. Esta diferencia o brecha nos permite saber el tiempo, los esfuerzos, inversiones necesarias para poder cerrar dicha brecha.

Para poder cuantificar tiempo y esfuerzo, se necesita una meta retadora, grande, desafiante y motivante. Obviamente esta meta debe estar relacionada con la razón de cambio. La meta nos permite visualizar mas claramente donde queremos llegar y que queremos lograr. De esa manera podremos cuantificar que nos falta para llegar a donde queremos.

 

Muchas gracias por leer La intención de innovar y la brecha de crecimiento en blogwami.com

Continua con tu camino hacia la innovación.